Muchos adictos no pueden recuperarse siguiendo su vida normal, tienen que hacer un parón y preocuparse solo de ellos y de su recuperación.

Para ello existen dos tipos de Centros; las Comunidades terapéuticas donde ingresan por un tiempo determinado para romper con todo el entorno y estar protegidos mientras realizan su desintoxicación y empiezan a tener una rutina la cual les protege de pensamientos de consumo y los Centros de Día

Una persona puede acudir a un Centro de día por qué esta dispuesto a recuperarse sin necesidad de un ingreso.

En el Centro de día Casa Bloc, se hacen talleres diarios, en los que se trabajan los puntos en común que tienen los pacientes, autoestima, baja tolerancia a la frustración, asertividad, la baja tolerancia al malestar emocional, habilidades sociales, prevención de recaídas, aceptación de la enfermedad, etc.. Los usuarios que acuden a Centro de día se van preparando para empezar una nueva vida sin consumo.

A parte de los talleres diarios, se hacen Terapias de grupo.

Las Terapias de grupo es una de las actividades de la recuperación más importante, allí es donde las personas pueden decir todo lo que piensan y sienten, sin reparo, sin pensar que nadie les juzga. En el intercambio de vivencias todos aprendemos, siempre hay algo que se refleja en su conducta y que visto en otra persona le hace reflexionar de forma más activa. Siempre hay un Terapeuta que reconduce alguna intervención o da la palabra. En Casa Bloc los grupos son abiertos, así pueden asistir tanto veteranos como personas que comienzan su tratamiento, esto le da mucha riqueza a las terapias.

Cada uno de los pacientes tiene su terapeuta individual, el cual le marcara el camino que debe seguir para realizar una buena recuperación.

Se realizan analíticas de orina asiduamente antes de entrar a las Terapias de grupo, es muy importante que todos los usuarios del Centro estén limpios.

También tenemos que tener en cuenta que hay personas que deben seguir trabajando y tiene la voluntad de dejar el consumo esto no quiere decir que no puedan conseguirlo, pero se tendrán que esforzar mas en trabajar dichos puntos en las terapias individuales. Dejar el consumo no es hacer una abstinencia y ya está, se tiene que hacer un trabajo posterior a la abstinencia para que no hayan recaídas, para que con el tiempo se pueda hacer una vida lo mas normalizada posible.

Assumpta del Rosal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookiesMás información

ACEPTAR
Aviso de cookies